04-12-2012

Observatorio Económico: 'La internacionalización de las empresas españolas'

BBVA Research considera que impulsar la competitividad internacional de las empresas españolas es crucial para acelerar la salida de la crisis

  • Las exportaciones, que ya mostraron un excelente comportamiento relativo de 1999 a 2007, constituyen una palanca crucial para salir de la crisis
  • Las empresas exportadoras registran una productividad dos o, inclusive, tres veces superior a la productividad de las empresas que no exportan. Un aumento del 1% en el tamaño empresarial incrementa la probabilidad de exportación un 5%
  • En contraste con otros países industrializados, la cuota de exportaciones españolas de bienes y servicios sobre el comercio mundial apenas cayó un 8,9 % desde la incorporación a la UEM hasta 2011
  • Es necesario avanzar en la mejora de los mercados de factores productivos y de bienes y servicios para impulsar la competitividad y las exportaciones de las empresas españolas

Las exportaciones de bienes y servicios, que alcanzan ya el 33% del PIB, han dado las mejores sorpresas durante la crisis. Son el único componente de la demanda agregada que ha superado el nivel previo a la crisis, amortiguando considerablemente la caída del PIB y convirtiéndose en la verdadera palanca de salida de la crisis, según el Observatorio Económico de BBVA Research “La internacionalización de las empresas españolas”. No obstante, el informe indica que, aunque las exportaciones han registrado una evolución favorable, la estadística del número de empresas exportadoras es todavía “mejorable”.

La economía española se encuentra en la actualidad en un complejo e intenso proceso de ajuste y cambios en el que la internacionalización de sus empresas resulta crucial, ya que mientras dure este proceso de ajuste la demanda interna difícilmente será el motor de crecimiento de la economía española y porque se ha acumulado una elevada deuda externa neta negativa que ha llegado a superar el 90% del PIB.

En este contexto, las exportaciones españolas, que ya mostraron un excelente comportamiento relativo de 1999 a 2007, han amortiguado considerablemente la caída del PIB y se han convertido en verdadera palanca de salida de la crisis para muchas empresas. Hasta la fecha es el único componente de la demanda agregada que ha superado con holgura su valor previo a la crisis, alcanzado los 334.500 millones de euros (bienes: 228,9; servicios: 105,6) de valor añadido acumulado anual en el tercer trimestre de 2012.

Según el ICEX, España contaba con 37.250 empresas exportadoras regulares en 2011, de las cuáles 20.579 tenían exportaciones superiores a los 50.000 euros anuales, es decir, empresas con una probada capacidad de competir en los mercados internacionales, y preparadas para liderar el proceso de reasignación de factores a los sectores y empresas con mayor potencial de crecimiento. No obstante, BBVA Research considera que aún existen retos que afrontar. Entre ellos, “generalizar este comportamiento al resto de empresas y sectores, mejorar el potencial de crecimiento de la economía española y eliminar las barreras que impiden una reasignación y un empleo eficiente de recursos productivos”.

BBVA Research también resalta en el Observatorio ‘La internacionalización de las empresas españolas’ que desde la incorporación de España a la UEM hasta 2011 la cuota de exportaciones de España de bienes y servicios sobre el comercio mundial apenas cayó un 8,9%, a pesar del extraordinario aumento de las exportaciones de China, India y otras muchas economías emergentes. Por su parte, las principales economías industrializadas han visto cómo sus cuotas de exportación en el comercio internacional han disminuido entre un 20% y un 40% durante el mismo período.

En general, la evolución de las cuotas de exportación en estos países guarda una escasa relación con la de los precios relativos de exportación, lo que indica que el resto de los determinantes de las cuotas de exportación ha desempeñado un papel más importante que la propia evolución de la competitividad-precio. BBVA Research cree que el caso de España es distintivo, dado el papel positivo que han adquirido los determinantes de la cuota exportadora no relacionados con el precio.

No obstante, esta evidencia no implica que la competitividad precio no sea importante. Si los precios relativos de exportaciones se hubieran comportando como los de Alemania, España podría haber ganado casi un 20% de cuota en el comercio mundial entre 1999 y 2011, lo que habría significado un 6% más del PIB.

Este buen comportamiento relativo de la cuota de las exportaciones españolas ha ido en paralelo a una mayor diversificación geográfica (hacia mercados emergentes y de rápido crecimiento –EAGLEs-), y productiva (hacia sectores con una mayor complejidad y capacidad de extender la exportación a otros bienes y sectores, beneficiándose del conocimiento acumulado). En ambas características la composición sectorial de las exportaciones españolas de bienes sobresale claramente por encima de la media mundial.
 
Entre los sectores mejor posicionados para exportar, con mayores niveles de complejidad y conectividad, destacan por su participación sobre las exportaciones españolas la maquinaria (33%), otros productos químicos (11%) y otros productos metálicos (8,9%).

No obstante, el informe de BBVA Research destaca que sólo un 12% de las empresas españolas exportó bienes y un 9% exportó servicios no turísticos durante el período 2001-2011, de acuerdo a la base de datos del Banco de España. A esta característica se añade un grado de concentración notable: el 1% de las empresas con mayor volumen exportador acapara el 67% del total de las exportaciones, y la cifra asciende al 93% si se considera el 10% de las empresas.

El Servicio de Estudios de BBVA considera el problema no es tanto que haya pocas empresas que exportan (aunque esta estadística también es mejorable), sino que hay demasiadas empresas de reducido tamaño incapaces de exportar.

Factores claves en la internacionalización

BBVA Research también considera que los factores que determinan el proceso de internacionalización de las empresas españolas se pueden resumir en dos categorías fuertemente interconectadas.

En primer lugar, las decisiones sobre los factores de producción, como el tamaño de empresa, la inversión en capital físico, la calidad del capital humano empleado y el gasto en I+D y en adopción de tecnología extranjera. Así, las empresas exportadoras son en promedio ocho veces más grandes que las no exportadoras, emplean casi tres veces más capital físico por trabajador, son mucho más intensivas en capital humano y tecnológico, y su tasa de temporalidad es del 9,3% frente al 23,3% promedio para el conjunto de la economía.

Todo ello hace que las empresas exportadoras registren una productividad (producción real por empleado) dos o, inclusive, tres veces superior a la productividad de las empresas que no exportan.

En segundo lugar, se encuentran las decisiones sobre estrategias de mercado y financiación, tales como los esfuerzos por la diversificación productiva y la innovación sobre el producto ya comercializado, o la búsqueda de financiación alternativa a la disponible en los canales bancarios tradicionales, incluida la participación de capital extranjero.

El informe también recoge que la probabilidad de exportación se eleva con el tamaño de empresa, el stock de capital real por trabajador, la inversión en I+D y en adopción tecnológica, la utilización de trabajadores cualificados, la competencia en el mercado principal, y la participación de capital extranjero en el capital social de la empresa. Además, la probabilidad de exportación se incrementa si, durante el año, la empresa realiza innovaciones de producto y si diversifica su producción a más de un producto.

En concreto, un aumento del 1% en el tamaño empresarial incrementa la probabilidad de exportación un 5% y un incremento del 1% en el stock de capital real por empleado elevaría la probabilidad de exportación un 1,8%. Por su parte, la consecución de una innovación en producto en el año eleva la probabilidad de exportación en dos puntos porcentuales y la diversificación productiva lo hace en 1,7 puntos porcentuales.

Crecimiento a medio y largo plazo

Teniendo en cuentas los resultados anteriores, el Observatorio Económico resalta que las políticas de internacionalización de las empresas deben ser centrales en una estrategia de crecimiento a medio y largo plazo con medidas de crecimiento efectivas.

El marco institucional de funcionamiento ha de esforzarse en mejorar continuamente el entorno en el que se mueven las empresas: mejoras en el funcionamiento de los mercados de factores productivos (mercados de trabajo y de capitales, acceso a la financiación y a nuevas tecnologías e innovaciones productivas) y mejoras en los mercados de bienes y servicios.

En lo que respecta al mercado de trabajo, la reciente reforma laboral ha supuesto un avance considerable al poner a disposición de las empresas mecanismos de utilización del factor trabajo más flexibles y eficientes. La simplificación en el número de contratos y la introducción de incentivos a la contratación de trabajadores de manera indefinida, hasta que la temporalidad tenga carácter residual, permitirían mejorar aun más la situación del mercado de trabajo y la productividad de las empresas. 

En cuanto al mercado de capitales, es necesario reforzar los mecanismos y entidades con los que compartir los riesgos de crédito, fomentar las sociedades de garantía recíproca, reducir el consumo de capital que suponen para las entidades bancarias estos créditos, incentivar otras formas complementarias a la financiación bancaria, y mejorar la implantación y alcance de las sociedades de capital riesgo.

La reducción de las cargas administrativas que imponen a las empresas los distintos niveles de las Administraciones Públicas y conseguir una regulación y una administración eficientes y ágiles, también es fundamental para promover la competencia entre empresas en un mercado único. La mejora del entorno económico y regulatorio resulta igualmente fundamental tanto en el funcionamiento de los mercados de factores como de productos.

De acuerdo con el ranking de Doing Business, España ocupaba el puesto 44 en 2012 pero bajaba al 55 en las facilidades de comercio exterior. España debería marcarse como objetivo estratégico cambiar todas las regulaciones necesarias para pasar a estar, por ejemplo, entre las 10 primeras economías mundiales en cada una de esas categorías en un plazo limitado de tiempo.

Asimismo es clave promover activamente las exportaciones mediante el aprovechamiento de economías de escala en la mejora de la diplomacia económica e inteligencia exterior, a través de las oficinas comerciales y con una mayor coordinación y relación con las empresas españolas en el exterior.

Finalmente, en lo que respecta al capital tecnológico es necesario aprovechar las economías de escala en los procesos de I+D+i. En este sentido, es crucial facilitar que las empresas de menor tamaño puedan contratar servicios tecnológicos a grandes institutos especializados en proporcionar transferencia de conocimientos, tecnología e innovaciones.

En conclusión, BBVA Research considera que “la mejora del entorno económico y regulatorio resulta fundamental, no sólo para eliminar barreras y obstáculos a la actividad empresarial sino también para mejorar la competitividad internacional de las empresas españolas y acelerar la salida de la crisis”.

Contacto:  
Comunicación Corporativa
Tel. +34 91 537 95 58
comunicacion.corporativa@bbva.com

Para información financiera adicional sobre BBVA visitar:
http://accionistaseinversores.bbva.com

Acerca de BBVAMAPAoct12esp.jpg
 
BBVA es un grupo financiero global fundado en 1857 con una visión centrada en el cliente. Tiene una posición sólida en España, es la primera entidad financiera de México, y cuenta con franquicias líder en América del Sur y la región del Sunbelt en Estados Unidos. Su negocio diversificado está enfocado a mercados de alto crecimiento y concibe la tecnología como una ventaja competitiva clave. BBVA es uno de los primeros bancos de la eurozona por rentabilidad de los recursos propios (ROE) y eficiencia. La responsabilidad corporativa es inherente a su modelo de negocio, impulsa la inclusión y la educación financieras y apoya la investigación científica y la cultura. BBVA opera con la máxima integridad, visión a largo plazo y mejores prácticas, y está presente en los principales índices de sostenibilidad.

AGENDA DE EVENTOS

Espacio para mostrar la agenda si no tienen Javascript.
Ver agenda completa

BUSCADOR

Buscador
    • Desde:
    • Hasta: